.

.

.

.

.

UNA MOTO EN UN MAR PERDIDO

(En busca del Mar de Aral)

PARTE I- Hasta Georgia del Tirón para llegar a Azerbaiyán

Estoy en “terreno conocido”. Ya he recorrido Italia, Grecia y Turquía, la infinita Turquía, paso obligado para adentrarse en Asia Central por tierra. Así pues, decido atravesar todos estos países del “tirón”, para concentrar los días que tengo en Kazajistán y Uzbekistan, donde se encuentra el mar de Aral, al que se conoce ya como mar perdido. Un mar que ha pasado de ser el cuarto lago más grande del planeta para terminar siendo un inmenso salar del que apenas queda un 10% de su extensión inicial. Todo ello, por las plantaciones de algodón, “el oro blanco”, que la antigua Unión Soviética quería explotar, desviando los cursos de los ríos Amu Daria y Sir Daria que desembocaban en este mar para crear canales que regasen sus cultivos. Se convirtió así en uno de los mayores desastres ecológicos causados por el hombre.

_DSC2343

.

.

Como siempre, en Georgia, todo fluye en su frontera. Esta vez, los policías insisten mucho en el tema del seguro para la moto. Hay que recordar que en este país la carta verde no sirve. Me paro en una de las oficinas que hay tras la frontera y mientras gestionó este trámite, la gente se arremolina entorno a mi moto, a Lusi. Todos quieren ver su bandera en las maletas. Un señor, incluso baja a su madre del autobús para que viese la de su país, Armenia, que tantos problemas me traería después.

tofos buscan su bandera

.

.

En Georgia hace mucho frío y no para de llover, las carreteras son malas, así que hay que ir despacio. En una local de estos que hay desperdigados por el país me paro para tomar un café; dentro dos señoras, que enseguida ven mi cara de frío y el tembleque que traía poniéndome un café bien calentito y unos dulces que tras pagar me regalarían para el camino además de un abrazo. Esa maravillosa gente que te vas encontrando por el camino, esos improvisados amigos que te tienden la mano son una de las cosas mágicas de viajar en moto.

pastelera

.

.

Georgia sigue como la había dejado un año atrás, con sus vacas, cerdos y perros por las calles. Los perros siempre me causan especial tristeza en este país, no les quieren, cada poco aparece uno atropellado en la carretera. Recuerdo tomando un café, un perro lleno de heridas, cojo, esquelético y los dueños, le echaban con un palo de la puerta. Entenderéis que esto me causa un gran dolor, teniendo en mi familia a dos perras labradoras, Luka y Sira. No me gusta ver este “maltrato” consentido hacia los animales.

DSCF0220

.

.

Decido atravesar Gerogia tras pasar la noche en Batumi, frontera con Turquía, para llegar a la frontera de Azerbaiyan y dormir en la villa olímpica que hay después, a unos 50 kilómetros. La cosa se complicó y mucho…

.

.

.

PARTE II – FRONTERA DE AZERBAIYÁN

 Aquel odio incontrolado en la frontera azerie y dos horas retenida por la policía.

Paso la noche en Batumi (Georgia), frontera con Turquía. Bajo una incesante lluvia y una máxima de 8 grados atravieso el país con la intención de dormir en la villa olímpica que hay tras la frontera de Azerbaiyán, a unos 70 kms. Esta vez, voy por una carretera de montaña que al final se complicó bastante por haber muchos tramos cortados.

_DSC2347

.

.

Llego tarde y cansada a la frontera. No presto atención a que llevo la bandera armenia en la moto, ni me acuerdo, estoy agotada. Guardo cola tras un coche de “alta gama y destartalado” que hay delante de mi. Cuando llega mi turno, en la ventanilla de inmigración, empiezo a escuchar voces. Un militar con una navaja golpea mi maleta. ¡Me doy cuenta rápidamente de lo que está sucediendo!. “BIG PROBLEMA, BIG PROBLEMA” me grita una cara endiablada.

DSCF0226

.

.

Intento hacer que no sé de qué va todo aquello, pero me hace ir hasta allí para señalar con desprecio una bandera “la de Armenia”. ¡Soy tan solo una viajera, no entiendo nada más!, le dije, pero, con aquella navaja la rayaba, ¡Me puse sería e hice un gesto de basta ya con la mano!. Me llevaron a una pequeña garita y vino un jefe con muchas estrellas. Gritaba y gritaba en azarí. Revisando encuentran los sellos de Armenia del año anterior. No me dejaban entrar en el país y ya empezaba a trazar un plan B. Nuevamente me conducen a la moto y les digo que si el problema era esa pegatina, la quitaba. Tiré de ella y se la día a un militar, que rápidamente me indicó que la de la otra maleta también. Las cogió, arrugó entre sus manos, tiró al suelo y pisoteó para terminar con ellas en el cubo de la basura. Y así, de esta manera, tras más de dos horas en la frontera pude finalmente entrar en el país.

DSCF0235

.

.

.

PARTE III – MAYBE TOMOROW

 Maybe tomorrow

Esa era la respuesta que recibí durante tres días en el puerto de Alat al sur de Bakú (Azerbaiyán). Tras comprar el billete, te explican que no saben con certeza cuando llega el barco. Al parecer el mar Caspio es muy traicionero y tan pronto está en calma como una fuerte tormenta pone en peligro a los navegantes, ¡eso me dijeron!._DSC2377

.

.

Después de 3 días y 10 horas, consigo embarcar en un carguero, que estaba literalmente para el desguace, pero allí viajaban un ciento de camiones para Kazajistán, al puerto de Aktau.

_DSC2386

.

.

Casi dos días de travesía. Cuando llegamos al puerto era de noche. Subieron un montón de militares kazajos que nos hicieron ponernos a todos en fila para revisar nuestro equipaje. Eso y un enorme pastor alemán, que lejos de la “sutiliza” de los perros policía que conocemos, olisqueaba y desperdigaba todo. Se subía a las personas ante la atenta mirada de estos militares que nos hicieron bajar del barco por una escalerilla y volvernos a poner en fila para registrarnos otra vez con los perros. En una pequeña furgoneta, nos trasladaban en grupos de 12 hasta la oficina de inmigración alejada de la zona y a la que tuvimos que volver caminando. Una vez la moto fuera, otro registro, sacar todo de las maletas y nuevamente el perro. Si al puerto llegamos a las 23:00h cuando llegué al hotel eran la 06:30h de la mañana.

.

.

.

PARTE III – ATRAVESAR EL DESIERTO DE KYZYL KUM

BAILANDO ROCK AND ROLL ENTRE BEYNEU Y NUKUS

Me lo habían dicho, era una carretera muy dura. Conocía experiencias de otros viajeros que literalmente, “terminaron con los tornillos en la mano”. Imagino, que me había mentalizado tanto de la dureza, que al final, aunque lo fue y mucho, sentí que no era para tanto.

_DSC2430

.

.

Beyneu, Nukus dos ciudades con una frontera en medio de la nada entre Kazajistán y Uzbekistán. Más de 500kms, sin gasolineras, sin nada. Solo desierto, el de Kyzyl Kum, cambiante y que cuando lo atravesé tenía unos impresionantes bancos de arena que pusieron a prueba a la moto y a mi.

desierto 2

.

.

Los primeros 167 kilómetros son fuertes, después hasta completar los 550 totales, la cosa se suaviza un poco pero la carretera está tan rota que la moto va saltando constantemente con esa sensación, de que la moto se rompe, entre camellos y caballos salvajes que te vas encontrando.

FRONTERA UZ-KAZAJ

.

.

Caos en la frontera de tierra

La frontera entre Kazajistán y Uzbekistán es digamos muy peculiar. Te hacen atravesar un enorme charco de agua antes de entrar en la parte kazaja y esto es en todas las fronteras así, como comprobaría más tarde. Llego cubierta de polvo, una enorme caravana de coches cargados hasta casi no verse están delante de mi. Bajo de mi moto y me acerco a preguntar a un militar que está a lo lejos. Enseguida, como ocurre siempre mi moto desaparece rodeada de un montón de hombres que la tocan, miran y re miran. El militar me indica que me acerque con la moto. Entre todos aquellos coches atravesados por aquí y por allí, llego y empieza el papeleo y el típico “Madrid o Barcelona”. La cosa pinta bien, y va todo de una forma sorprendentemente ágil para todo aquel caos que había montando en mitad del desierto.

frontera Beyneu Nukus y TIR

.

.

Muchos viajeros me comentaron que suelen hacer el tramo en dos días, pero decido quitármelo de encima lo antes posible y tras vaciar los 11 litros de gasolina extra que llevaba en las garrafas, llego ya de noche a Nukus, donde hago noche.

Captura de pantalla 2018-06-07 a las 11.01.38

.

.